Pastor Evangelista fue a un Centro Comercial y Les Hizo Algo Horrible a Los Niños Que Encontró

> Mostrar Vídeo: "Pastor Evangelista fue a un Centro Comercial y Les Hizo Algo Horrible a Los Niños Que Encontró" <
PUBLICIDAD

En estas épocas lo que se supone debe de reinar es el buen ánimo, y si bien es cierto que no es así todo el tiempo, sí que lo es en la mayoría de las ocasiones, por la predisposición que muchas personas tienen. Pero no todas, y para probarlo está este hombre, que aunque se dice un hombre de fe y de religión, terminó haciendo que muchos niños y niñas tengan una terrible Navidad, empezando por una horrible tarde en el centro comercial.

Todo esto debido a que se desplazó hasta un centro comercial para decirle a los niños que estaban formados para tomarse una foto con Santa Claus que este no era real.

El hombre se llama David Grisham, y es un sacerdote evangelista que tiene demasiado fuerte la obsesión por tener la razón siempre, y que antepone la ultra radical pureza de la religión a la alegría y felicidad de los niños.

PUBLICIDAD

El originario de Alaska, pero ahora residente de Texas, en los Estados Unidos, llegó al lugar y grabándose en video comenzó a gritarle a todos los presentes, sobre todo a los niños y niñas, que la Navidad se trataba de Jesús, y no de Santa Claus, quien no es real. Tiene razón en cuanto a que ciertamente es sobre Jesús y su nacimiento, pero no hay motivo para arruinar la alegría de los pequeños.

“Santa no es real. Quiero decirles hoy que no hay tal cosa como Santa Claus. Santa Claus no existe. La temporada de Navidad es acerca de Jesús. Jesús nació hace 2016 años en un pesebre, en un pequeño pueblo llamado Belén. Esa es la verdad sobre la Navidad”.

Evidentemente nadie lo recibió a bien, y aunque al inicio no entendían lo que hacía, tras unos segundos todos entendieron que solo buscaba molestar y agredir a los presentes.

 “El hombre que van a ver hoy es sólo un tipo vestido como Santa; pero Santa no existe, Santa no es real”.

Algunos padres de familia, cuyos hijos estaban presentes y pudieron escuchar todos los gritos de este hombre, trataron de impedir que siguiera, pero sin agredirlo. Esto resulta más de enseñanza que lo que él hizo. Vaya ejemplo de sacerdote este.

PUBLICIDAD