Creían Que Esta Mujer Alcohólica de 35 Años Estaba Embarazada. Pero Dentro No Tenía Bebés

> Mostrar Vídeo: "Creían Que Esta Mujer Alcohólica de 35 Años Estaba Embarazada. Pero Dentro No Tenía Bebés" <
PUBLICIDAD

Es común que cuando veamos una mujer en la calle, en algún medio de transporte, o alguna plaza, luciendo con una linda panza de embarazada, le digamos algún comentario bueno e incluso platiquemos con ella. Esto suele ser un arma de doble filo, ya que en algunos casos la panza abultada es todo menos un bebé, y caemos en una situación bastante vergonzosa.

Esta mujer llamada Jo, de 35 años, sufría justo de esto, ya que todo aquel que la veía pensaba que estaba embarazada, y no era para menos, ya que con el enorme tamaño de su panza no había mucho espacio para pensar cualquier otra cosa. Aun así, lo que hacía que su barriga fuera así de grande era algo completamente diferente a lo que se pensaba.

PUBLICIDAD

Resulta que Jo era una mujer alcohólica, que acostumbraba beber hasta 4 botellas de vino en el día, cada día, hasta que el daño a su cuerpo fue tan grande que no pudo evitar generarse una cirrosis. Su hígado estaba destrozado, y debido a que la cirrosis es incurable, acumuló tanto líquido en él que se inflamó su vientre al punto de lucir como una mujer embarazada de varios meses, y de gemelos.

Debido a esto ella debe de ir al hospital cada tres semanas para realizarse un procedimiento en el que le quitan hasta 23 kilos de líquido de su vientre. Esto le redúcela inflamación, pero es algo que vuelve a acumularse realmente rápido. Así ha sido su vida los últimos dos años, y así seguirá de conseguir un donante.

Por esto no solo ella debió de cuidarse, sino que requiere un trasplante de hígado para poder acabar con este tortuoso problema, ya que de otra forma no solo seguirá igual, sino que empeorará. EL alcohol en exceso causa esto y más. Tengan cuidado.

PUBLICIDAD